Insolvencias en Europa Central y Oriental: El fin de una época dorada

 

  •  A pesar de la aceleración económica, en 2017 las insolvencias aumentaron un 6,4% a nivel regional.
  • Croacia, y en menor medida, Polonia y Hungría, han registrado un aumento significativo de las insolvencias, mientras que Eslovaquia y República Checa han observado un descenso de las mismas.
  • La disminución de la liquidez de las empresas de Europa Central y Oriental es sorprendente, dado que han experimentado la tasa de expansión económica más alta desde 2008.
  • Esto marca el fin de ciclo económico de la región.
  • La tendencia al alza de las insolvencias continuará: Coface prevé un aumento del 10,4% en 2018 y del 15,5% en 2019

 

La región de Europa Central y Oriental ha experimentado una evolución positiva de su actividad económica en los últimos años. Esta tendencia fue especialmente notable en 2017, cuando el PIB regional ascendió al 4,5%, la tasa más elevada desde 2008. Este crecimiento fue favorecido por la fuerte contribución del consumo de los hogares y de la recuperación de las inversiones en activos inmobiliarios. Sin embargo, el favorable entorno económico de 2017 no ha sido suficiente para mejorar la liquidez de las empresas.

El número total de insolvencias ha aumentado un 6,4%, lo que implica un cambio en la tendencia de los últimos años, con un descenso del 6% en 2016, tras la caída del 14% registrada en 2015. Del mismo modo, en contraste con los años anteriores, en 2017 se observó un aumento de los países afectados por el incremento de las insolvencias: Croacia, Estonia, Hungría, Lituania, Polonia, Rumanía, Rusia, Serbia y Eslovenia, mientras que solamente cinco países observaron un descenso (Bulgaria, República Checa, Letonia, Eslovaquia y Ucrania).

 

La dinámica de las insolvencias a lo largo de la región varía considerablemente, desde una caída del 27,1% en Eslovaquia y del 26% en República Checa, hasta un ligero aumento del 2,4% en Estonia y 2,5% en Rumanía, incluyendo una escalada del 40,1% en Croacia. Hay ciertos motivos del deterioro de la liquidez comunes para algunos países de la región que, en algunos casos, han resultado en insolvencias. “Por un lado, la fuerte utilización de la capacidad de producción y una demanda sólida han animado a las empresas a aumentar su producción. Por otro lado, la buena coyuntura económica ha favorecido la creación de nuevas empresas, a pesar de la fuerte competencia en varios sectores”, explica Grzegorz Sielewicz, economista de Coface para Europa Central y Oriental. “Con frecuencia, las empresas han observado un aumento de su cifra de negocios, sin embargo, el crecimiento de sus beneficios se ha visto limitado por el incremento de los costes: un aumento progresivo de los salarios y costes de producción más altos, como confirma la evolución de los índices de precios a la producción”.

Las dificultades que encuentran las empresas de Europa Central y Oriental para cubrir sus vacantes de empleo se han convertido en un gran obstáculo para su actividad y su desarrollo futuro. De acuerdo con la encuesta Eurostat, las empresas reportan este problema con más frecuencia que las dudas respecto a la demanda de sus productos o servicios. Por lo tanto, podemos concluir que el crecimiento económico no es el único factor que afecta la liquidez de las empresas.

Para 2018 y 2019, Coface prevé un aumento todavía más notable de las insolvencias en la región, confirmando así el final del ciclo económico. En 2018 debería registrarse un incremento del 10,4%, y más países afectados. Se prevé que Polonia experimentará un fuerte aumento del 20,2% en las insolvencias y os procesos de reestructuración, mientras que Serbia y Eslovaquia observarán una contracción en sus insolvencias. En 2019, un crecimiento económico más débil contribuirá a un aumento del 15,5% en las insolvencias en Europa Central y Oriental.

 

Fuente: COFACE

 

19 de octubre de 2018 - Marcar el permalink.